Tratamientos

La quiropráctica no trata enfermedades ni síntomas, sin embargo, al mejorar el funcionamiento del sistema nervioso, el mismo cuerpo activa su capacidad de auto-recuperación y muchas personas notan mejorías a nivel físico, emocional y mental.

El cuidado quiropráctico consiste en una serie de ajustes vertebrales específicos aplicados sobre la columna vertebral. Los ajustes son suaves, no producen dolor, son naturales (no se utilizan ni medicamentos ni cirugía), y van dirigidos a corregir la subluxación vertebral.

Recomendado para

El cuidado quiropráctico, un estilo de vida saludable para:

  • Bebes, niños, adolescentes
  • Embarazadas
  • Deportistas
  • Estudiantes
  • Cofrades y Costaleros
  • Personas mayores
  • Todo tipo de trabajadores

Ajustes

Es la técnica que emplea el quiropráctico para corregir las subluxaciones (irritaciones al nervio). Es un movimiento rápido, preciso e indoloro ejercitado sobre una subluxación.

Los ajustes a veces provocan efectos inmediatos, reacciones emocionales, alivio de un dolor, liberación o sensación de descanso. Lo habitual es que los efectos se vayan notando con el paso de los días y las sesiones.

Si al realizar el ajuste se oye un chasquido, no hay que preocuparse. Son gases disueltos en el líquido sinovial que hacen ruido al modificarse la presión entre las vértebras.

Se realiza generalmente con las manos, pero a veces se usan instrumentos como cuñas, camillas de piezas móviles o un percutor llamado «activador» que ejerce una única presión rápida y precisa.

El trabajo se centra en la columna porque de ese modo tiene un mayor impacto en el sistema nervioso, aunque lógicamente, también se pueden corregir desórdenes músculo-esqueléticos que se producen en las extremidades.

Hay más de 100 tipos de técnicas de ajuste. Cada quiropráctico empleará la más adecuada a cada paciente dependiendo de su edad, constitución, problema que plantee...

Cada persona requiere un tipo de ajuste, no se utiliza la misma técnica para un bebé que para un adulto.


El cuidado quiropráctico de los niños

Durante la etapa de crecimiento, los niños poseen mucha elasticidad. Sus cuerpos son capaces de adaptarse y renovarse con facilidad continuamente.

Desde su nacimiento todo es un constante cambio.

Los niños saltan, brincan, se caen, y vuelven a saltar y se vuelven a caer… A veces estos hechos podrían causar una desalineación de la columna dañando también los nervios que salen de ella. La visita a Centros Valverde le transmitirá la confianza que sus hijos están creciendo adecuadamente.

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted